Una pequeña niña muere en el campo de guerra entre las pandillas de KCK.

La Guerra en La Familia 

Una pequeña niña muere en el campo de guerra entre las pandillas de KCK.

Page 4 of 9

A principios de 2007, Pérez trató de retirarse de la pandilla. Le dijo a una maestra que su familia estaba pensando en mudarse a otro estado y que él podría así tomar distancia de la pandilla FL. Le había pedido al trabajador social si podía removerle el tatuaje y había empezado a trabajar en JC Penny en Overland Park.

El dejar de ser parte de Familia Loca, no era cosa fácil. Cisneros testimonió que dejar la pandilla podía ser peligroso. Sin la protección del grupo -explicó- un miembro de la pandilla arriesgaba de ser atacado por la pandilla rival.

Si estaba buscando una manera de salir de la pandilla, Pérez no la había encontrado hasta el 3 de Abril. Esa noche él llamó a Gonzáles para ir a la casa de Hernández.

Gonzáles declaró que no recuerda qué hora era pero que cuando ellos llegaron, una pistola estaba apoyada cerca de la puerta de entrada. Y -según González- Franco les dió instrucciónes en cuanto ellos llegaron. "El dijo que estábamos justo a tiempo para una misión que teníamos que hacer", Gonzáles testimonió.

González estaba sorprendido. Era martes por la noche y no era común hacer un "drive by shooting" los martes. Pero según estos dos miembros de la pandilla, Franco y Hernández, tenían una jerarquía alta en la Familia. Ellos eran capitanes. Tenían el derecho de dar órdenes. Si Gonzáles y Pérez se negaban a cumplirlas, ellos violarían las leyes y podrían ser castigados. Eso significa cualquier cosa desde puñetazos en la cara hasta ser matados..

Gonzáles declaró que Franco los llevó a un pequeño cuarto para explicarles la misión.

Franco dijo que Pérez tenía que ir al costado de la casa de Carlos Moreno, abrir una ventana y empezar a disparar. Pérez dijo que eso podría llevar mucho tiempo. Los dos discutieron. Hernández escuchó que discutían y sugirió que fuera a la puerta de entrada. Pérez no estaba convencido.

Según González, Hernández tomó la pistola y le apuntó. "Tú haz eso", ordenó.

Hernández le tiró arrojó el arma - una escopeta negra con un cañón con la empuñadura recortada como una pistola.

"Esta arma es demasiado grande", dijo González. Con su cuerpo pequeño, él argumentó, va a patear demasiado como para disparar bien.

"Ustedes son un manojo de maricones" , dijo Hernández.

Pérez y Gonzáles se sentaron silenciosamente en el cuarto durante unos minutos. Dice González que le dijo a Pérez que el tenía las llaves del auto. Ellos podían irse. González dijo que Pérez no quiso arriesgarse a faltar a su libertad condicional, pero él tampoco quería violar las reglas de la pandilla. Los dos regresaron al living. Pérez le dijo a Hernández que lo harían.

Según González, Hernández los llevó a ensayar el crimen.

González manejó, mientras Hernández le mostraba el camino, a pocas cuadras, calle abajo por la calle 14, luego Minnesota Avenue, después por un callejón cerca de la calle 17 y Amstrong. Hernández les señaló la casa y la puerta. El paquete de cigarrillos Newport de Moreno, todavía estaba en la repisa del porche.

González testificó que cuando volvieron, Franco se sentó en la mesa del comedor.

El llevaba guantes negros y estaba limpiando el arma con un ungüento que dijo, ocultaría las huellas digitales. Cerca de él había una caja con proyectiles con la punta roja. Franco le dió a Pérez un par de guantes negros y la pistola.

Comments (6)

Showing 1-6 of 6

Add a comment

 
Subscribe to this thread:
Showing 1-6 of 6

Add a comment

Facebook Activity

All contents ©2014 Kansas City Pitch LLC
All rights reserved. No part of this service may be reproduced in any form without the express written permission of Kansas City Pitch LLC,
except that an individual may download and/or forward articles via email to a reasonable number of recipients for personal, non-commercial purposes.

All contents © 2012 SouthComm, Inc. 210 12th Ave S. Ste. 100, Nashville, TN 37203. (615) 244-7989.
All rights reserved. No part of this service may be reproduced in any form without the express written permission of SouthComm, Inc.
except that an individual may download and/or forward articles via email to a reasonable number of recipients for personal, non-commercial purposes.
Website powered by Foundation